La fugaz satisfacción del deseo